TOKIO.- Ayer sábado se realizó en un santuario de la prefectura de Kioto una tradicional ceremonia en homenaje a los dioses.

Se trató del “Kemari Hajime” que como cada año se desarrolló en el Shimogamo Jinja y tuvo como protagonista al juego de pelota conocido como “Kemari”.

Este ritual gozó de gran popularidad, principalmente entre los miembros de la realeza, durante el periodo Heian (794-1185).

Se afirma que hace más de cuatro mil años llegó desde China un deporte de pelota conocido como “Kuju” el cual sirvió de inspiración a los nipones para crear una versión con sus propias reglas, al que llamaron “Kemari” (蹴鞠), cuyos ideogramas significan literalmente “Patada-pelota“.

El Kemari se juega con un “mari” que es una pelota elaborada con piel de ciervo y tiene un peso aproximado de 150 gramos.

Se inicia a las 14:00 horas de cada 4 de enero en el patio principal del santuario Shimogamo y es practicado por los miembros de la Sociedad de Preservación de Kemari.

Ocho jugadores forman un círculo y realizan las piruetas con el balón. Al primer contacto expresan “ari”, al segundo dicen “ya” y al tercero gritan “oh”. Los espectadores acompañan con las palmas.

EL DATO

El Kemari Hajime no es un juego competitivo, su objetivo es netamente el entretenimiento y por ende no hay ganadores ni perdedores.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.