TOKYO.- Millones de nipones se preparan para una de las fiestas más importantes del calendario que en esta oportunidad será diferente por la pandemia del nuevo coronavirus.

Se trata del SHŌGATSU – 正月 que consiste en celebrar del 1 al 3 de enero la llegada del Año Nuevo.

Cabe destacar que en la antigüedad, la celebración coincidía con el calendario chino pero desde 1873 se ajustó al calendario gregoriano y festejarlo con el 1 de enero. 

Las actividades en el archipiélago se adecúan al SHŌGATSU –正月Por ejemplo, los centros laborales y comercios culminan labores entre el 28 y 29 de diciembre para dar descanso a sus trabajadores y  reiniciarlas el 4 de enero. 

A este intervalo se le conoce como NENMATSUNENSHI. Los locales acostumbran colocar un aviso en sus puertas anunciando la fecha de reinicio de actividades.  

Este año no será oportunidad para los BŌNENKAI – 忘年会 que son las fiestas donde compañeros de trabajo o estudio se reúnen para despedir el año y darle gracias por todo lo bueno que les trajo. Las celebraciones se realizarán en casa y en algunos casos “en línea” por internet.

Los servicios esenciales como transporte, entretenimiento o alimentación también se verán afectados al recortar horarios a solicitud de las autoridades gubernamentales para evitar contagios.

Muchas personas no podrán viajar a sus ciudades de origen para celebrar la llegada del año con sus familiares y amigos. En cambio si podrán visitar los cementerios donde yacen los restos de sus padres pero siguiendo las recomendaciones sanitarias como uso de mascarillas y guardar la distancia social.

RITUALES

Es importante practicar el ŌSŌJI –大掃除, la gran limpieza de fin de año porque tiene un toque metafórico y espiritual ya que  simboliza la purificación necesaria que nos permite comenzar el año “desde cero”.



Pese a vivir en la era digital, se conserva la tradición de enviar NENGAJŌ – 年賀状  que son postales donde se expresa por escrito la gratitud hacia el destinatario por todo el apoyo recibido durante el año que culmina y se le pide que continúe el próximo.

Las tarjetas hermosos diseños que suelen imprimirse con el símbolo del animal del Año Nuevo del zodiaco chino, en este caso es el USHI DOSHI –  (Año del Búfalo). Se envían desde la primera semana de diciembre para que lleguen a su destino el 1° de enero.

En los altares síntoistas de los hogares se coloca el KAGAMI MOCHI – 鏡餅, pasteles elaborados con harina de arroz que se colocan como ofrendas a la deidad del Año Nuevo. Se apilan uno sobre otro y se cubren con una naranja. Representan la felicidad de la familia y la esperanza de tener un año próspero. Se retiran el 11 de enero y se consume.


En los hogares y centros laborales se decoran con el KADOMATSU – 門松  que son troncos de bambú cortados diagonalmente en distintas longitudes con ramas de pino y una base elaborada de paja que se colocan en el ingreso principal de las viviendas y edificios hasta el 7 de enero. Las varas de bambú representan la prosperidad, mientras que el pino es un tradicional símbolo de longevidad. Se queman generalmente luego de la quincena de enero.

En la noche de año viejo es una tradición degustar en casa el OSECHI RYORI –お節料理 . Es una colección de platillos que se acostumbra consumir durante los primeros tres días de enero. Cada uno sus componentes tiene un significado especial. Por ejemplo, el pescado trae buena salud en mientras que los frijoles llaman la buena suerte en las finanzas. Se evita utilizar el fuego durante los primeros tres días del Año Nuevo para tributar la bienvenida al TOSHIGAMI – 年神 (deidad de Año Nuevo). Por eso se consume la comida a la temperatura del ambiente.

En la última cena del año es tradicional comer un tipo de fideos  muy largos llamados TOSHIKOSHI SOBA – 年越し蕎麦 que simbolizan la larga vida que queremos para el año nuevo.

Luego del JYOYA NO KANE – 除夜の鐘, las 108 campanadas que indican la llegada del año nuevo y liberarán de los 108 peores pecados o los deseos mundanos, se acostumbra visitar el santuario síntoista o templo budista para implorar a los dioses gozar de buena salud, éxito personal, profesional o empresarial.

Tan pronto se inicia el Año Nuevo, los nipones acuden a los templos budistas o santuarios síntoistas para pedir a los dioses prosperidad, seguridad y buena salud. Esta tradición se conoce como HATSUMODE – 初詣 y culmina el 7 de enero. Este año será diferente porque se restringirá el ingreso para evitar congestiones.

 

Otra de las tradiciones es el HATSUHINODE – 初日の出 que consiste en apreciar junto a la pareja, amigos y familiares el primer amanecer del año que se inicia. Se afirma que TOSHIGAMI – 年神 (deidad del Año Nuevo) aparece junto con el amanecer. Este año se han cancelado eventos en locales públicos por la pandemia de COVID-19. Deberá hacerlo desde la comodidad de sus hogares.

Los nipones tienen la superstición del HATSUYUME – 初夢, que consiste en el primer sueño del Año Nuevo. Existe el proverbio Ichi-Fuji, Ni-Taka, San-Nasubi (一富士、二鷹、三茄子) donde se destaca que el mejor sueño es con el monte Fuji, el segundo mejor es ver halcones, y el tercero con berenjenas. Es importante porque definirá cómo será el año que se inicia.

Los pequeños de la casa aguardan pacientemente el  OTOSHIDAMA –  お年玉 que es la costumbre de entregar a los niños pequeñas cantidades de dinero en reconocimiento por los esfuerzos que realizaron en la escuela durante el año y también para desearles felicidad y alegría para el próximo. La cantidad de dinero depende en la edad del niño y varía desde 500 yenes hasta 10,000. Se entrega entre el 1° al 3 de enero.



Finalmente, otra de las tradiciones niponas de Año Nuevo son las FUKUBUKURO –
福袋, que son “bolsas de la suerte” que contienen artículos desde ropa, artefactos eléctricos, accesorios hasta comida, dependiendo del establecimiento. Los artículos de alta calidad se ofrecen a un precio fijo y se constituye en una gran oferta porque costarían significativamente más si se compran por separado.

¿Listo para celebrar el Año Nuevo como los japoneses?

Feliz 2021!

© NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.