TOKIO.- El Ejecutivo aprobó dos proyectos de ley destinados a reforzar la eficacia de las medidas restrictivas contra el nuevo coronavirus en el archipiélago nipón.

Las medidas establecen sanciones que van desde sanciones económicas hasta penas privativas de la libertad a quienes las incumplan.

De aprobarse las propuestas, las autoridades estarían facultadas a multar con hasta 500.000 yenes a los bares y restaurantes que no acaten las recomendaciones para recortar su horario de atención nocturno.

También podrían enviar a prisión hasta por 12 meses a quienes a pesar de encontrarse infectadas con COVID-19 se nieguen a ingresar a centros hospitalarios.

Del mismo modo, las autoridades podrían nombrar y avergonzar a las instalaciones médicas que ignoran las solicitudes de admisión de pacientes con COVID-19.

Los proyectos deberán ser aprobados por el Parlamento, controlado por la coalición gobernante, para que entren en vigencia en las próximas semanas.

EL DATO

Once prefecturas se encuentra bajo estado de emergencia hasta el 7 de febrero. Ello no implica confinamiento obligatorio y las autoridades solo pueden invocar a la población evitar salidas no esenciales y a las empresas a recortar sus horario de atención. No existe sanción para quienes no las acaten.

 © Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.