TOKIO.- Una paciente asintomática con el nuevo coronavirus se quitó la vida para asumir su responsabilidad por contagiar a varios integrantes de su familia.

Se trata de una mujer de unos 30 años de edad quien se recuperaba en su vivienda ubicada en la capital nipona.

El pasado 15 de enero fue hallada sin vida junto a una nota donde expresaba su preocupación por haber transmitido el coronavirus a su hija.

“Es imperdonable que me haya convertido en una molestia. Tomé esta decisión porque soy culpable”, escribió.

Las pruebas PCR confirmaron que su esposo e hija menor también estaban infectados de COVID-19.

La gobernadora de Tokio, Koike Yuriko, quien lamentó el incidente recordó a los residentes que ofrecen servicios de consultoría sobre salud mental y los instó a solicitar ayuda si tienen problemas para evitar situaciones similares.

EL DATO

Ayer el Ministerio de Salud reportó que el número de suicidios en 2020 experimentó su primer incremento en once años en el territorio japonés.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.