TOKIO.- El Gobierno Metropolitano de Tokio evalúa realizar ensayos clínicos sobre el efecto terapéutico de un fármaco antiparasitario descubierto por un  microbiólogo nipón en el tratamiento de pacientes del nuevo coronavirus.

Se trata de la ivermectina (イベルメクチン), desarrollado en la década de los sesenta por el profesor emérito de la Universidad de Kitasato,  Omura Satoshi, por el cual ganó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2015.

Las autoridades tokiotas prevén llevar a cabo ensayos clínicos en pacientes hospitalizados con síntomas leves.

En algunos países que han utilizado la ivermectina han concluido que es eficaz para inhibir el crecimiento de COVID-19 en los infectados.

Si se confirma la efectividad de la ivermectina, que viene en forma de tabletas y es fácil de manejar,  se medicará a pacientes que se recuperan en sus domicilios y no han podido obtener una cama hospitalaria en Tokio.

En septiembre pasado el Hospital Universitario Kitasato empezó a suministrar  el medicamento a 240 pacientes. El estudio culminará a finales de marzo. El objetivo es  conocer si acorta el tiempo requerido para que los pacientes den negativo en las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

EL DATO

La ivermectina ha demostrado su eficacia para erradicar las infecciones parasitarias en África y otras regiones. Además ha sido administrado a miles de millones de personas y no se han reportado efectos secundarios graves.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.