TOKIO.- Con una solemne ceremonia desarrollada en el Nuevo Teatro Nacional se conmemoraron los primeros 10 años del Gran Terremoto del Este del Japón.

A las 14:46 horas de hoy jueves 11 de marzo todo el país guardó un minuto de silencio como homenaje a los fallecidos y desaparecidos por el cataclismo tras el sismo de magnitud 9 grados e intensidad 7, la máxima en la escala japonesa.

Esta es la primera vez que el emperador Naruhito y la emperatriz Masako asistieron a la ceremonia anual. La pareja ha visitado las áreas afectadas desde el desastre y ofreció palabras de aliento a los sobrevivientes antes de que el emperador Naruhito ascendiera al trono en 2019.

En su mensaje, el Emperador Naruhito destacó que pese a grandes progresos en la reconstrucción de las zonas devastadas todavía persisten algunos problemas. 

 “Es un tema de gran importancia, considero, que todos nos mantengamos unidos, y mantengamos eternamente la voluntad de apoyar al pueblo afligido para que el progreso de la reconstrucción dé sus frutos de manera constante a partir de ahora en adelante”, expresó.

Del mismo modo, invocó a la población a seguir ayudándolos para que puedan recuperar su pacífica vida cotidiana. 

“Me duele el corazón cuando dirijo mis pensamientos a aquellos que han luchado.Yo, junto con la Emperatriz, me gustaría seguir escuchando las voces de aquellos en las regiones afligidas y mantente cerca de ellos “, agregó.

Por su parte, el primer ministro Suga Yoshihide, sostuvo que todavía unas 2.000 personas continúan residiendo en viviendas temporales pese a que la reconstrucción ya se encuentra en sus fases finales. 

“El gobierno continuará brindando un apoyo continuo a los afectados. En las zonas afectadas por el desastre nuclear que precisan de ayuda a mediano y largo plazo, el gobierno promoverá medidas para mejorar sus condiciones de vida para que regresen a sus hogares y reforzaremos la revitalización de las industrias. Haremos todo lo posible para reconstruir y revivir Fukushima por completo y completar la reconstrucción de Tohoku “, dijo.

De otro lado, Saito Makoto, residente en Fukushima quien perdió a su hijo, lamentó no poder darle consejo alguno.

“Yo perdí a mi hijo Shota, que tenía 5 años en ese momento cuando se produjo el tsunami. Si estuviera vivo, estaría cursando el tercer año de secundaria. No quiero que su muerte sea un desperdicio. Actualmente trabajo en una escuela primaria donde comparto con los niños lo que experimenté y enseñarles lo preciosa que es la vida. Estoy decidido a evitar que el desastre desaparezca en la memoria de la gente y seguiré transmitiendo las lecciones que aprendimos a las generaciones futuras “, dijo.

A su turno, un sobreviviente en Iwate, Omi Chiharu, agradeció el apoyo de sus compatriotas y el mundo.

“Gracias al gran apoyo y las cálidas palabras pude retomar mi vida normal poco a poco. Miro hacia el futuro con esperanza, incluso en una situación difícil donde todo cambió. Han transcurrido 10 años desde el desastre, pero la tristeza que sentimos nunca se desaparecerá”, dijo.

EL DATO

El terremoto de magnitud 9 provocó un tsunami de más de 20 metros de altura provocando la muerte de una 15.900 personas. Otras 2.525 siguen desaparecidas mientras que 3.775 han muerto por causas relacionadas a cataclismo.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.