TOKIO.- El Gobierno del Japón endurecerá los controles fronterizos sobre los viajeros de otros siete países como prevención a la propagación de nuevas variantes del nuevo coronavirus.

La nueva disposición se aplicará a aquellos ciudadanos japoneses y de otras nacionalidades que viajen desde Estonia, República Checa, Pakistán, Hungría, Polonia, Luxemburgo y Líbano.

Las personas que arriben desde esos países deberán presentar resultados negativos de las pruebas de coronavirus tomadas dentro de las 72 horas de su partida hacia el Japón y realizar otra prueba a su llegada al archipiélago.

También deberán realizar una cuarentena en una instalación designada y volver a realizarse otra prueba luego de 3 días.

Si los resultados son negativos, se les autorizará abandonar la instalación pero no podrán utilizar el transporte público.

Además deberán desarrollar una cuarentena en sus hogares u otros lugares durante dos semanas.

La medida entrará el vigor desde el 20 de marzo.

PROHIBIDOS

Con la adición de estos siete países se incrementan a 24 las naciones sujetas a las medidas más estrictas.

Desde el 2 de febrero: Irlanda, Israel, Reino Unido, Brasil (Amazonas), República de Sudáfrica.

Desde el 2 de marzo: Emiratos Árabes Unidos, Italia, Austria, Orlando, Suiza, Suecia, Eslovaquia, Dinamarca, Alemania, Nigeria, Brasil (excluyendo Amazonas), Francia, Bélgica.

Desde el 20 de marzo: Estonia, República Checa, Pakistán, Hungría, Polonia, Luxemburgo, Líbano

EL DATO

Japón sólo permite el ingreso a japoneses y extranjeros residentes por razones humanitarias y circunstancias especiales.

© Noticias Nippon 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.