TOKIO.- La Corte Superior de Justicia ratificó la pena de cadena perpetua a un sujeto hallado responsable de la muerte de una niña extranjera. 

Se trata del nipón Shibuya Yasumasa (49) quien fue acusado de secuestro asalto sexual y asesinato de la menor de nacionalidad vietnamita  Le Thi Nhat Linh (9) ocurrido en Chiba en 2017. 

El condenado había apelado la sentencia de emitida en primera instancia por la Corte del Distrito de Chiba en julio de 2018  argumentando que la evidencia de ADN que confirmó su culpabilidad se había recopilado por medios ilegales.

A finales de marzo de 2017, Shibuya Yasumasa a bordo de su vehículo secuestró a la niña que cursaba el tercer grado de educación elemental cuando se dirigía a la escuela. 

Luego abusó sexualmente de la pequeña, la estranguló hasta provocarle la muerte y abandonó el cuerpo sin vida en una zanja de drenaje en la ciudad de Abiko.

El ADN del condenado coincidió con el hallado en el cuerpo de la víctima. Además el ADN de la sangre de la niña coincidió con el hallado en su coche. 

Su defensa cuestionó el hecho que las colillas de cigarrillos consumidos por el nipón que fueron utilizadas para la elaboración de perfiles de ADN debían excluirse del proceso porque se obtuvieron sin orden de registro. Por ello solicitaron a la segunda instancia judicial que se declare nula la sentencia y se absolviera a su patrocinado. 

La Fiscalía argumentó que el método de recopilación era legal porque las colillas de cigarrillos fueron encontradas en la basura que el acusado había desechado. 

Además se ampararon en la decisión de la Corte Suprema que en 208 determinaron que era legal que la policía recolectara evidencias en la vía pública porque su propietario las habían abandonado y ya no eran de su posesión.

EL DATO

En 2007 el peruano José Manuel Torres Yagi recibió la misma condena por perpetrar un hecho similar con la niña Kinoshita Airi (7) en Hiroshima.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.