TOKIO.- El Ministerio de Salud reportó la retirada de un millón adicional de vacunas contra el nuevo coronavirus fabricada por Moderna al detectarse otras anomalías en su composición.

La decisión se tomó tras conocerse de la contaminación de vacunas que habían sido distribuidas a las prefecturas de Okinawa  y Gunma.

En la sureña jurisdicción se detectaron sustancias negras y material rosa en jeringas y un viral. El lote en cuestión es el 3005293.

Por su parte, en la provincia vecina a Tokio se halló una sustancia negra en una vial. El lote en cuestión es el 3005236.

La semana pasada, se suspendió el uso de 1,63 dosis de vacunas que habían sido suministradas en 863 centros de vacunación en Ibaraki, Saitama, Tokio, Gifu y Aichi.

El distribuidor nacional, Takeda Pharmaceutical, dio a conocer que Moderna y la farmacéutica española Rovi, que embotella las vacunas de Moderna para otros mercados refieren que la contaminación podría deberse a un problema de fabricación en una de las líneas de producción.

Las autoridades sanitarias no se han detectado problemas de seguridad o eficacia y precisan que la suspensión era una precaución.

EL DATO

El pasado fin de semana, el Gobierno nipón reportó el fallecimiento de dos personas que habían sido inoculados con la vacuna Moderna que se encontraban en los lotes suspendidos posteriormente. Se están investigando las causas de la muerte.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.