TOKIO.- La princesa heredera Kiko evitó responder preguntas sobre el matrimonio de su hija mayor.

Con motivo de su 55 cumpleaños, la esposa  del príncipe heredero Akishino manifestó que quiere “respetar tanto como sea posible” los sentimientos de la princesa Mako, cuya boda ha sido pospuesta durante casi tres años tras los informes de una disputa monetaria que involucra a la madre de su novio.

“Continué conversando con ella para nosotros como padres aceptemos sus sentimientos y pensamientos (…) existen cosas en las que estamos de acuerdo y otras en desacuerdo” dijo la princesa heredera en un comunicado difundido por la Agencia de la Casa Imperial.

BODA POSPUESTA

En septiembre de 2017 la princesa Mako y el plebeyo Komuro Kei, anunciaron su compromiso.

Semanas después la Agencia de la Casa Imperial anunció que la boda se llevaría a cabo el 4 de noviembre de 2018.

Tras conocerse que la madre de Komuro estaba involucrada en una disputa financiera con su ex prometido, quien afirma que la madre le debe más de 4 millones de yenes  que fueron destinados a los gastos educativos de su hijo, se pospuso la boda.

En noviembre del año pasado, el príncipe heredero Akishino, hizo pública su “aprobación” del matrimonio de la pareja pero instó a los Komuro a resolver el tema.

En abril pasado, Komuro dijo a través de su abogado anunció que planea realizar el pago al ex prometido de su madre para resolver la disputa monetaria, pero no ha habido avances desde entonces.

Hace unas semanas, la pareja reiteró su decisión de contraer matrimonio. Incluso trascendió que la princesa Mako probablemente rechazará los 150 millones de yenes que generalmente se otorga a las mujeres miembros de la familia real cuando abandonan la realiza al casarse con un plebeyo.

EL DATO

La pareja contraerá matrimonio a fines de este año. Luego viajarían a Estados Unidos donde Komuro labora en un estudio de abogados.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.