TOKIO.- La Corte Superior de Tokio declaró procedente la demanda presentada por dos extranjeros contra la Oficina de Inmigraciones por haberlos deportado de manera irregular.

Según la prensa local, se trata de dos ceilandeses que fueron enviados a su país sin otorgarles tiempo para emprender acciones legales luego que se les negó el estatus de refugiados. 

Ambos habían presentado una demanda contra el gobierno nipón y solicitaban una compensación de 10 millones de yenes (1000万円).

Durante la lectura de la sentencia, el juez Hirata Yutaka sostuvo que las autoridades inmigratorias violaron el derecho a un juicio justo amparado en el artículo 32 de la Constitución de Japón 「憲法32条で保障する裁判を受ける権利を侵害し、国家賠償法の適用上、違法になる」.

También calificó de ilegal la forma en que desarrollaron el proceso al violar la ley de reparación.

Sin embargo, no aceptó el monto de reparación solicitado y ordenó a las autoridades pagar un total de 600.000 yenes (60万円) como compensación.

Los ceilandeses acudieron en diciembre de 2014 a la Oficina Regional de Inmigraciones de Tokio para renovar su permiso de libertad provisional porque su solicitud para obtener el estatus de refugiado estaba en trámite.

En el lugar les manifestaron que no procedía. Fueron detenidos y deportados al día siguiente.  Ambos querían apelar la decisión pero no se les permitió.

EL DATO

Es la primera vez que un tribunal japonés dicta una sentencia calificando de inconstitucional un caso de deportación de un ciudadano extranjero.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.