TOKIO.- El presidente de una de las principales empresas automotores del mundo estima que millones corren el riesgo de perder sus empleos cuando se masifique la producción de coches eléctricos en el Japón.

Según Toyoda Akio, CEO de Toyota, considera que si bien el cambio de la industria del automóvil eliminará por completo las emisiones de partículas contaminantes tendrá un alto coste para el sector.

“Un cambio radical hacia los coches eléctricos podría  paralizar la industria manufacturera de la compañía. Esto se produce mientras el país trata de alcanzar la neutralidad de emisiones de CO₂ para el 2050”, expresó.

Del mismo modo, el empresario recuerda que Japón es un país que depende de las exportaciones y lamentó que algunos políticos tomen el asunto a la ligera al plantar la necesidad de convertir a todos los coches en vehículos eléctricos.

“Anualmente Japón fabrica alrededor de 10 millones de coches, de los cuales el 50% se destina a la exportación. Para el 2030 seguiremos produciendo 8  millones de coches al año con motor de combustión, incluidos híbridos e híbridos enchufables. Ello significa que se perdería la producción de más de 8 millones de unidades y la industria automotriz podría correr el riesgo de perder la mayoría de los 5,5  millones de empleos”, expresó.

EL DATO

Toyoda considera que para lograr la neutralidad de  carbono, el enemigo es el dióxido de carbono y no la combustión interna.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.