TOKIO.- Una imagen vale más que mil palabras. Lo ocurrido en la previa del juego de los Samurai Blue por el clasificatorio asiático para la Copa del Mundo Catar 2022 lo demuestran.

Durante la ceremonia protocolar de entonación de los himnos nacionales, el técnico nipón Moriyasu Hajime, no pudo evitar derramar lagrimas cuando se escuchaban las notas musicales del Kimigayo.

Era el sentimiento que también compartían el comando técnico, jugadores e hinchas porque los resultados no estaban acompañando a los Samurai Blue.

En el debut cayeron en casa frente a Oman luego ganaron en su visita a China y la semana pasada perdieron frente a Arabia Saudí. 

El saldo. Obtuvieron tres de nueve puntos disputados. Su rival de turno, Australia, había sumado el puntaje perfecto. Solo quedaba ganar.

“Era consciente de la importancia de sumar tres puntos y darle una alegría a los fieles hinchas”, expresó.

Cuando el referí dio por culminado el encuentro con agónico triunfo por 2-1, el técnico no lloró pero en su rostro se le vio aliviado.

EL DATO

Los próximos rivales de Japón serán Vietnam (11 de noviembre) y Oman (16 de noviembre). Ambos juegos serán en calidad de visitante.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.