TOKIO.- Las ventas en negocios para comer y beber fuera cayeron en septiembre por la pandemia del COVID-19 en el territorio japonés.

Según la Asociación Japonesa de Servicios de Alimentos, los ingresos de las principales cadenas de restaurantes e izakaya (bares estilo japonés) se redujeron en un 8,2% interanual.

La entidad atribuye el resultado a los recorte de los horarios de atención y prohibición de bebidas alcohólicas en los establecimientos ubicados en las prefecturas bajo emergencia y semiemergencia sanitaria.

Por tipo de negocios, las ventas en establecimientos `fasutofūdo’ (comida rápida) aumentaron en un 5,3% interanual como consecuencia del aumento de demanda de la comida para llevar.

Los ingresos de restaurantes estilo japonés cayeron en 1,3%; en los especializados en fideos en un 1,1%; en curry en un 4,5% mientras en los que venden helados en un 7,3%.

Las ventas en los `pabu izakaya’ (pubs) cayeron en un 91,4% y en los `pabu biahōru’ (salones de cerveza) en un 88,7%).

En los `famirīresutoran’ (restaurantes familiares) las ventas se redujeron en un 24,6%. Una significativa mejora en comparación al 2020 donde los ingresos cayeron en un 40%.

Los establecimientos especializados en comida occidental perdieron un 24,2%; los de estilo japonés en 28,9%, estilo chino en 15,0% y yakiniku (carnes a la parrilla) en 29,6%.

Por su parte, los  `dināresutoran’ (cenas con reserva) experimentaron una ligera recuperación perdiendo en 29,3%. El año pasado perdieron el 51,1%.

Finalmente, las cafeterías perdieron un 12,7% frente 39,7% del 2020.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.