TOKIO.-  El operador ferroviario West Japan Railway Company (JR West) reportó que uno de sus empleados les interpuso una millonaria demanda por daños emocionales.

Se trata del conductor quien había sido sancionado con el reporte de 56 yenes por retrasar en un minuto el servicio de un tren en la prefectura de Okayama.

Argumentando no ser responsable de la falta, el empleado presentó una demanda ante los tribunales por 2,2 millones de yenes por concepto del daños y perjuicios por la angustia que le causó la injusticia.

Según medios locales, el conductor debía trasladar un tren sin pasajeros hacia un depósito en la estación de Okayama pero equivocó de andén.

Ese error retrasó la transferencia del conductor en la plataforma correa por un minuto provocando que el tren que tenía que arribar a la estación lo hiciera con un minuto de retraso.

EL DATO

West Japan Railway Company (JR West) argumenta que actuó amparada en la legislación laboral porque el empleado no cumplió con las labores encomendadas. 

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.