TOKIO.- Un día como hoy en 2018 (Heisei 30) el Parlamento aprobó la revisión a la Ley de Control de Inmigración que establece un nuevo estatus de residencia.

La “Kaisei shutsunyūkoku kanri-hō”  amplió la aceptación de trabajadores extranjeros con la expedición de mayor número de visas de trabajo a personas cualificadas.

También les brindó a estos trabajadores un camino hacia la residencia permanente si lo desean. Sin embargo,  impide que los titulares de visas traigan a sus familias a Japón.

La entonces administración del primer ministro Abe Shinzo se trazó como meta atraer a unos 345.000 trabajadores en cinco años para cubrir empleos en 14 sectores de la economía entre los que se encontraban el de la construcción, enfermería, limpieza, hotelería y agricultura.

Las propuesta contó con la aprobación del gobernante Partido Liberal Demócrata su aliado el Partido Komei y el opositor Nippon Ishin no Kai.

Entró en vigencia el 1 de abril de 2019.

© Noticias Nippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.