TOKIO.-  El  primer ministro Kishida Fumio anunció el fortalecimiento de controles sanitarios a los “contactos cercanos” de personas que dieron positivo a la variante Ómicron de COVID-19. 

En rueda de prensa precisó que “deberán seguir una cuarentena de 14 días en las instalaciones designadas por el gobierno y no en sus hogares”.

El mandatario reiteró también indicó que mantendrán por tiempo indefinido la prohibición de ingreso  a los extranjeros no residentes como medida de previsión a contagios de la variante Ómicron.

En principio la prohibición vigente desde el 30 de noviembre culminaría a finales de diciembre.

La cifra de casos confirmados personas infectadas con la variante Ómicron de COVID-19 totaliza los  85 en Japón.

EL DATO

Japón solo permite el ingreso de sus ciudadanos, extranjeros residentes y extranjeros por razones humanitarias.

©NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.