BESANZÓN.-  La Fiscalía francesa solicitó la pena máxima para un chileno sospechoso de la desaparición de una estudiante japonesa.

Se trata del chileno Nicolás Zepeda acusado de acabar con la vida de Kurosaki Narumi y desaparecer su cuerpo en el año 2016. 

El abogado general de la causa, Etienne Manteaux, solicitó cadena perpetua para Zepeda bajo el argumento que “se debe proteger a la sociedad de este individuo”. En Francia no existe la pena de muerte.

En relación al cuerpo de la víctima, el abogado sostuvo que “la hipótesis más probable es que haya sido arrojado en el Doubs, aguas abajo de la presa de Crissey”. 

Sobre la responsabilidad del acusado, citó que son tres elementos claves que le dan carácter de premeditación al delito tales como la compra de fósforos, elementos de limpieza y cinco litros de combustible.

“Zepeda viajó a Francia para volver a verla, motivado por los celos, y luego la asesinó y escondió el cadáver”, es el argumento en la acusación fiscal.

Por su parte, la abogada de la parte civil, Sylvie Galley, invocó al juez a tomar en cuenta las lágrimas comedidas en la familia de la víctima. 

“Narumi escribía el 17 de julio de 2016: ‘Nicolás, estoy tan orgullosa […] tú eres a buen seguro el mejor chico de mi vida’. Cinco meses después, el mejor chico le arrebataba la vida”, expresó Galley.

La madre de Narumi, se encontraba presente en la audiencia abrazando el retrato de su hija quien realizaba un intercambio universitario en el momento de su desaparición el 4 de diciembre de 2016.

Otro de los abogados de la parte civil, representante de Arthur del Piccolo, quien era la pareja de Narumi en el momento de su desaparición, calificó el accionar de Zepeda como “un crimen a sangre fría”. 

“La mano de Nicolás Zepeda no tembló, y le pediría a esta corte que no tiemble cuando tome su decisión (…) Es un manipulador. Ha hecho de todo para salir (impune) sin remordimientos con mentiras, cambios de versión para ocultar la realidad”, expresó Randall Schwerdorffer.

El chileno Zepeda proclama su inocencia y rechaza los cargos. Refiere que si bien estuvo con Narumi cerca de 30 horas antes de su desaparición “cuando la dejó en la madrugada del 6 de diciembre se encontraba en perfecto estado de salud”.  

“¡Yo no maté a Narumi! ¡Yo también quiero saber (la verdad)!”, gritó llorando el chileno durante su último interrogatorio.

EL DATO 

El martes se daría a conocer el veredicto final del Tribunal de Besanzón.

 

Notas relacionadas:

http://noticiasnippon.jp/category/actualidad/mundo/caso-narumi/

 

©NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.