TOKIO.- La Agencia de Asuntos del Consumidor amonestó a la cadena de restaurantes Sushiro por desarrollar una campaña publicitaria engañosa en el archipiélago nipón.

Según la entidad, el establecimiento especializado en sushi y productos del mar ofrecía en su menú platos elaborados con  cangrejos y erizos de mar sin contar con las existencias necesarias para atender la demanda.

Una investigación desarrollada conjuntamente por la Agencia y la Comisión de Comercio Justo de Japón concluyó que la campaña desarrollada entre los meses de septiembre y diciembre de 2021 era  un “señuelo”.

En la campaña desarrollada en medios masivos de comunicación e internet promocionaban “un nuevo estilo de sushi” con erizo de mar y cangrejos.

Sin embargo, cuando los clientes acudían a sus locales se daban con la sorpresa que los productos ya se habían agotado.

En sus descargos, Sushiro argumentó que “la cantidad de pedidos superó las expectativas y que ante la imposibilidad de satisfacer la demanda instruyeron a todos sus locales que suspendan las ventas”.

Las autoridades advirtieron a Sushiro que si vuelven a cometer la misma falta serán sancionados ejemplarmente.

EL DATO

El “OTORIKŌKORU” es un tipo de publicidad señuelo que tiene por objetivo atraer a los clientes para que adquieran un producto que no tienen la intención de venderles.

©NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.