TOKIO.-  El primer ministro Kishida Fumio ofreció una billonaria cooperación económica para la inversión en los países en desarrollo.

En mandatario precisó que Japón destinará unos 65 billones de dólares, incluyendo fondos privados, para que construyan infraestructuras sostenibles en los próximos cinco años.

El anuncio lo realizó durante los debates de la cumbre del G7 celebrada el domingo, en Schloss Elmau, al sur de Alemania.

A través de un pronunciamiento, el mandatario nipón expresó su preocupación por el hecho que las naciones en desarrollo estén luchando con el aumento de sus deudas mientras la comunidad internacional responde a la pandemia del COVID-19 y al conflicto en Ucrania.

Además, el Jefe de Gobierno japonés subrayó  la necesidad de que el G7 genere alternativas de respuesta a los préstamos injustos y opacos concedidos por China a los países en desarrollo.

Los países miembros del G7 debemos abordar la llamada trampa de la deuda provocada por los préstamos masivos de China, en la que quienes los recibieron tendrán dificultades para pagar y fracasarán bajo la influencia de Pekín”, dijo.

De otro lado, Kishida Fumio destacó la gravedad de las constantes provocaciones de China al enviar embarcaciones a las aguas que rodean las islas Senkaku bajo soberanía japonesa para realizar exploraciones de gas en el mar.

Somos testigos que los intentos de cambiar el statu quo por la fuerza continúan y aumentan en el Indo-Pacífico”, enfatizó.

En relación a Corea del Norte, el mandatario criticó que continúen realizando lanzamientos de misiles balísticos y aparentemente preparen un ensayo nuclear.

EL DATO

Kishida invocó al G7 a mostrar un frente unido para evitar que otros países extraigan las “lecciones equivocadas” de la guerra de Rusia contra Ucrania reiterando la necesidad de velar por la salvaguardia del orden internacional basado en normas.

 ©NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.