BUENOS AIRES.- El Proyecto Pronóstico y Alerta de Eventos de Inundaciones Repentinas (PREVENIR) – una iniciativa de investigación conjunta la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), la Agencia de Ciencia y del Japón (JST), el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y otras instituciones argentinas – prevé el desarrollo de un sistema de alerta temprana para las cuencas Sarandí-Santo Domingo (Buenos Aires) y Suquía (Córdoba).

El lanzamiento oficial de Prevenir realizado el lunes 4 de julio en el salón San Martín del Edificio Libertador del Ministerio de Defensa,  contó con la presencia de la Directora del Servicio Meteorológico Nacional, Celeste Saulo; la secretaria de investigación, política industrial y producción para la defensa, Daniela Castro; la directora de Cooperación Bilateral del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Alicia Barone; el representante de JICA Argentina, Hiroyuki TAKEDA, y el Embajador del Japón, Takahiro NAKAMAE.

Durante la presentación del Proyecto Celeste Saulo destacó no sólo la importancia de la ciencia en el pronóstico de las alertas sino también la participación clave de los actores territoriales. Indicó que el SMN integra esta iniciativa como consecuencia del trabajo sostenido, pero además de uno de los lineamientos trazados en su Plan Estratégico, que implica trabajar en fenómenos de alto impacto, caracterizados por el potencial de dañar tanto a la población como a sus fuentes de trabajo.  A su vez, afirmó que “Esto es posible porque hubo un recorrido. Yo los invito a pensar en recorridos, que es lo que nos va a permitir dar sustentabilidad a los esfuerzos que estamos haciendo”. Por último, “Prevenir es un conjunto de gente comprometida en mejorarle la vida a nuestros ciudadanos y ciudadanas”.

A su vez, Daniela Castro, expresó: “Prevenir nos va a permitir no sólo el trabajo conjunto sino también elaborar redes, datos, información, que tendrán impacto en localidades. De esta forma se integran el plano internacional y local, con comunidades de nuestro país”. En este sentido, “El conocimiento lo entendemos como una construcción social. Por eso este proyecto es valioso no solo en términos de conocimiento para cooperar sino también esa metodología de implementación que tiene el trabajo conjunto y acoplado de diversos actores y niveles: internacional, nacional y local”. Por último, sostuvo “Daremos todo el apoyo institucional para que los objetivos de PREVENIR se cumplan”.

 

Por su parte, el representante de JICA, Hiroyuki Takeda dijo en referencia al proyecto que “El principal objetivo es abordar problemas probables y presentar el beneficio tanto para la sociedad local como global”. A su vez, “el principal resultado esperado es un sistema cooperativo de alerta temprana para eventos de inundaciones repentinas urbanas, junto con un sistema de comunicación efectivo. Será el primero en Argentina”. Destacó la importancia del trabajo conjunto y la necesidad de sostenerlo, ya que será “Fundamental para la futura expansión del sistema”. Además, “introducirá metodologías y equipos novedosos en el campo de prevención de desastres en Argentina”.

 

El investigador Takemasa Miyoshi, de RIKEN manifestó que “el objetivo del proyecto es hacer la predicción de las inundaciones y transmitir esa información hacia la sociedad, para dar advertencia ante esta situación”. A su vez “Atacar la problemática de las inundaciones locales contribuirá a resolver la problemática a nivel global”. Por otra parte, afirmó que “se hace difícil para el ciudadano tomar una decisión correcta respecto de las situaciones repentinas meteorológicas”. En este sentido, “Uno de los objetivos de este proyecto es la comunicación entre los sistemas de observación y los sistemas de procesamiento de datos”. Por último, resaltó que “la ciencia debe ser una herramienta que pueda brindar una contribución a nivel social”.

 

A su vez, Alicia Barone agradeció al gobierno japonés por la cooperación técnica “ha sido una de las cooperaciones más importantes que recibió nuestro país y permitió la construcción de capacidades conjuntas”. Además, destacó la trayectoria del SMN por sus 150 años. También, resaltó que “a partir del desarrollo del proyecto se continúen fortaleciendo los lazos entre Argentina y Japón”.

 

Por último, Takahiro Nakamae expresó “Me da mucha alegría formar parte de esta celebración con la presencia los investigadores japoneses que viajaron especialmente para la ocasión. Permítanme destacar el valorable esfuerzo conjunto llevado entre los investigadores de ambos países”.

 

Trabajar en reducción de impactos

La vigencia del proyecto está estimada en cinco (5) años, con una inversión por parte de Japón de alrededor de 6.5 millones de dólares. Será la primera iniciativa en Argentina de este tipo y proporcionará herramientas y recomendaciones útiles para la implementación de sistemas similares en otras partes del mundo.

El proyecto propone el desarrollo de un sistema de alerta temprana que reduzca el impacto de este fenómeno en zonas urbanas. En una primera etapa, comenzarán a trabajar en las cuencas de los arroyos Sarandí y Santo Domingo, en el sur del conurbano bonaerense, y la del río Suquía en la Provincia de Córdoba.

Los objetivos consisten en ampliar las capacidades actuales de monitoreo hidrometeorológico en y desarrollar sistemas de predicción con especial atención a las inundaciones repentinas urbanas. También, promover la colaboración con pronosticadores, tomadores de decisiones y responsables de emergencias. Además, concientizar a la población sobre las inundaciones repentinas urbanas y las acciones adecuadas que se deben tomar en caso de emergencia.

El proyecto cuenta además con la participación del Instituto Nacional del Agua (INA), el Consejo Nacional de Investigaciones de Argentina, e instituciones japonesas líderes mundiales en sistemas de alerta temprana tales como el Centro de Ciencia Computacional y el Clúster de Innovación Pionera dependientes de RIKEN, la Universidad de Osaka y el Centro Internacional de Peligros del Agua y la Agencia Meteorológica del Japón.

Los pronósticos meteorológicos a más largo plazo (hasta 3 días de anticipación) y basados en la predicción meteorológica numérica permitirán acciones de preparación (por ejemplo, armado de refugios, concienciación de la población, etc). Los pronósticos hidrometeorológicos a corto plazo (hasta 12 horas antes) proporcionarán información para decidir si debe comenzar la evacuación. Esta información protegerá a las personas más vulnerables. Estos pronósticos utilizarán de forma intensiva datos de sensores remotos y predicción meteorológica e hidrológica numérica. La incertidumbre sobre estos pronósticos también se proporcionará en tiempo real. El pronóstico y las advertencias se difundirán oportunamente a través del portal web y la aplicación para teléfonos celulares.

Contexto

En los últimos años, las precipitaciones abundantes y repentinas son cada vez más frecuentes y generan inundaciones en áreas densamente pobladas. El impacto de este fenómeno afecta principalmente a las poblaciones vulnerables. Una forma de reducir sus efectos negativos es la posibilidad de advertir acerca de su ocurrencia a los habitantes de las zonas potencialmente afectadas, y a su vez implementar medidas de adaptación. En este sentido, el desarrollo de sistemas de alerta temprana se vuelve un factor clave.

La cuenca Sarandí-Santo Domingo atraviesa 7 partidos del conurbano bonaerense. Allí viven cerca de 1,8 millones de habitantes. En los alrededores de los arroyos se encuentran poblaciones carentes de recursos económicos. Se estima que ocurren entre dos y tres inundaciones urbanas por año, con una mayor cantidad de eventos con anegamientos locales. Esto vuelve crítica a la zona y genera que su población se encuentre en situación vulnerable frente a inundaciones.

Otro caso es el Barrio Villa Páez, en la Ciudad de Córdoba Capital. Además de las inundaciones repentinas que se producen por las fuertes lluvias locales, la zona está ubicada en la llanura de inundación del río Suquía. Allí, las fuertes lluvias ocasionan desbordes. En los últimos 10 años el 40% de la población fue afectada por inundaciones.

©NoticiasNippon

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.