TOKIO.- La administración del primer ministro Kishida Fumio alcanzó un hito importante en los esfuerzos por renovar su estrategia de defensa nacional.

En la víspera aprobaron tres documentos clave que reinventan al Japón en la manera como poder defenderse abarcando medidas defensivas como estrategias de seguridad.

“Será esencial poseer capacidades de contraataque, que proporcionan disuasión para hacer que un país oponente se impida montar un ataque”, manifestó el primer ministro Kishida Fumio en rueda de prensa tras conocerse las revisiones.

De esta manera, la Estrategia de Seguridad Nacional y la Estrategia de Defensa Nacional describen una nueva política que le faculta realizar contraataques bajo circunstancias específicas.

Éstas se limitarían exclusivamente a la autodefensa y nunca en asuntos preventivos.

Los ataques deberán dirigirse contra objetivos militares mientras que solo se podrá usar la fuerza mínima necesaria para neutralizar la amenaza.

La Estrategia de Seguridad Nacional ha sido revisada incluyendo a Rusia como una amenaza potencial junto con Corea del Norte y China.

De otro lado, se reemplaza el actual programa de acumulación de defensa a mitad de período.

Especifica un plan de 10 años para que Japón logre sus objetivos. El nuevo plan tiene un precio más alto.

Autorizan el despliegue misiles de crucero Tomahawk fabricados en Estados Unidos.

EL DATO

Los históricos cambios se aprobaron en el Consejo de Seguridad Nacional y ratificados en una reunión extraordinaria del Gabinete.

©NoticiasNippon 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.