TOKIO.- Varios miles de personas acudieron en los últimos días al zoológico tokiota de Ueno para despedirse de un simpático mamífero.

Se trata del  panda gigante Xiang Xiang que viajará a la China y no retornará al Japón.

Nació en junio de 2017 de una pareja prestada por el vecino país, lo que la convirtió en una posesión china.

Debía ir tras cumplir 2 años de edad pero el préstamo se extendió debido a su popularidad y la pandemia de la COVID-19.

Hoy viernes los visitantes tuvieron que esperar más de tres horas para ver al mamífero por unos minutos.

EL DATO

Desde mañana solo se permitirán visitas a quienes obtuvieron un boleto en un sorteo.

©NoticiasNippon 

 

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.