[KYŌSEISŌKAN] proponen sanción penal

TOKIO.- El Ministerio de Justicia planea para sancionar penalmente a los extranjeros con orden deportación que se niegan a abandonar el Japón.

La recomendación fue dada por un grupo de expertos convocados para elaborar propuestas para la revisión la ley de inmigraciones y reconocimiento de refugiados.

Además proponen reducir el período de prohibición de ingreso al país de aquellos que son deportados para que puedan retornar.

La legislación vigente determina que aquellos extranjeros que han recibido la orden de deportación deben irse por su propia cuenta, pero la mayoría carece de los recursos financieros para hacerlo y por ello permanecen retenidos en los centros de inmigraciones.

Otros se niegan a aceptar la deportación con el argumento de que buscan ser reconocidos como refugiados o tener familias que continúan residiendo en el archipiélago.

Cuando se presenta la solicitud para obtener la condición de refugiado se detiene automáticamente los procedimientos de deportación.

Sin embargo, anualmente Japón solo otorga ese estatus al 4% de los solicitantes. En 2019 aplicaron unas 10.375 personas y solo 44 fueron certificadas como refugiados.

ANTECEDENTES

El panel de expertos se creó en octubre de 2019 para revisar el sistema, tras la muerte de un nigeriano que tenía orden de deportación y realizó una huelga de hambre en un centro de inmigración en Nagasaki como protesta por su prolongada detención.

Estuvo detenido desde el 2016 y se resistía a abandonar el país argumentando que su familia residía en Japón.

EL DATO

De acuerdo a cifras oficiales de la Agencia de Servicios de Inmigración del Japón hasta finales de diciembre de 2019 el número de detenidos en centros de inmigraciones era de 1.054. De esa cifra, unos 462 estaban retenidos por más de seis meses.

© Noticias Nippon

Pin It

Comments are closed.